Conclusión del informe

El sector turístico está cambiando rápidamente influido por los avances tecnológicos, económicos y políticos y los cambios culturales y climáticos.

Buena parte de los avances tecnológicos han sido provocados por agentes externos al sector que han sabido encontrar nuevas formas de hacer las cosas. Se trata de compañías cuyos productos han modificado nuestra forma de planear, reservar y llevar a cabo los viajes.

Identificar a los ganadores en un terreno cambiante como el de las tecnologías emergentes nunca resulta fácil. No es un desarrollo lineal ni predecible; por cada historia de éxito del iPhone hay una de fracaso del Betamax.

Estación espacial

Pero esto no significa que no las haya o que demos por supuesto que la nueva versión de una tecnología que no nos ha convencido en el pasado, no nos vaya a convencer ahora o en el futuro.

Conceptos como el creado por Airbnb no son estrictamente nuevos. Ya hace años que existe gente que subalquila habitaciones o chalets a través de las redes sociales y los tablones de anuncios, pero la cuestión es que esta idea llegó en un momento en el que los cambios tecnológicos que la hicieron posible eran los correctos.

Y lo que es más importante: ocurrió en un momento en el que los propios consumidores ya estaban familiarizados con todo lo que significaba participar colectivamente en la generación de nuevas ideas, así como contrastar opiniones sobre las marcas que les atraían y consultar webs de comparación de precios para aprovechar las mejores ofertas.

Y en el futuro, ¿con qué estarán familiarizados los consumidores?

¿Con cabinas de avión divididas en zonas que se adaptan a su estado de ánimo, actividades y necesidades, y no a sus ingresos o estatus? ¿Con estancias en hoteles con vistas a corales o con habitaciones en las que podemos personalizar el papel de la pared?

O también con un Compañero de viajes digital integrado en nuestro reloj o móvil, o en nuestras gafas tipo Google Glass.

Todas estas opciones son posibles, y muchas de ellas probables.

Ciudad situada junto al mar

Sólo hay que recordar que Facebook comenzó en el 2004 para darnos cuenta de lo rápido que la tecnología cambia nuestros hábitos y nuestro modo de ver el mundo y de relacionarnos con él, y cuánto puede llegar a cambiar en un período de diez años.

De hecho, si en los últimos veinte años han dominado las redes sociales, en los próximos veinte asistiremos al predominio de los «Megadatos Amistosos»: marcas que acceden a nuestros perfiles en línea y utilizan nuestros datos para anticipar nuestras necesidades, planes de viajes y preferencias de alojamiento.

En el futuro así es como funcionarán la mayoría de nuestras redes sociales. En lugar de «empujar» la información hacia nosotros [publicidad de empuje], utilizarán nuestros Megadatos para determinar, entre muchas otras cosas, la habitación de hotel que preferimos o el tipo de bebida que nos gustaría encontrar en el minibar.

Las investigaciones y entrevistas a expertos que hemos realizado para elaborar este informe dejan claro que las tendencias y avances tecnológicos del 2024 y años posteriores harán más fáciles e intuitivos nuestros viajes, acercando el mundo todavía más a viajeros como TOM.

Hotel bajo el agua

No obstante, a corto plazo sigue siendo importante comprender que esas tendencias que todavía estamos aceptando y aprendiendo a gestionar y aprovechar —las vacaciones gestionadas colectivamente (el crowdsourcing), una estancia que hemos decidido a partir de opiniones externas, la web de comparación de precios— seguirán creciendo hasta convertirse en el modelo predeterminado estándar que defina el sector.

Tal como hemos comprobado, los consumidores buscan lo experiencial, lo extremo, lo arriesgado y —visto el creciente interés por los viajes espaciales, por un lado, y el atractivo de los mundos submarinos, por otro— lo audaz e imaginativo.

El hotel del futuro será un espacio mágico, personalizada y lleno de tecnología, donde podremos rodearnos de los datos, imágenes y contenido almacenados en nuestros móviles o portátiles, y cuyas habitaciones podrán ayudarnos a relajarnos y desestresarnos.

El objetivo de este informe es transportarnos a la década que viene para mostrar cómo será la próxima oleada de cambios que vamos a encontrarnos, cambios no solo en nuestra forma de viajar y en los destinos que elijamos, sino también en nuestra forma de gestionar todo lo relacionado con ello.

Scroll Down

Viajar en la década del 2020

Para hacernos una idea de cómo serán los viajes en la década del 2020 debemos tener en cuenta las fuerzas de índole tecnológica, económica y social que reconfigurarán la industria internacional del turismo en los próximos 10 años.

Tal vez el factor con un mayor alcance sea el crecimiento encaminado a la madurez digital. En el 2014 el ciberespacio y sus tecnologías afines han dejado de ser novedosas, ya no sorprenden. Han pasado a ser el telón de fondo de nuestras vidas.

En China, 464 millones de personas, el 34,5% de la población, se conecta a internet a través de smartphones o dispositivos móviles inalámbricos, según datos del China Internet Network Information Center. Asia será el país donde más aumentará la clase media —se triplicará hasta alcanzar la cifra de 1.700.000.000 personas en el 2020, según previsiones de la Brookings Institution—, y su poder adquisitivo condicionará los nuevos hábitos y actitudes globales respecto a la tecnología digital.

En el 2024, la conectividad a internet —y los dispositivos móviles que la hacen posible— será tan habitual como lo son hoy la luz eléctrica y la calefacción central. La tecnología estará perfectamente integrada en la cotidianidad de todo aquel que viaje, tanto en las economías desarrolladas como en las que estén en vías de desarrollo. Según Cisco Systems, en el año 2020 habrá 50.000.000.000 dispositivos conectados a internet.

Simultáneamente asistiremos a una explosión del turismo en los mercados emergentes de Asia, Sudamérica y África —las nuevas economías emergentes de cada región— debido al enorme incremento del poder adquisitivo de sus consumidores.

En el año 2030, Asia, la mayor economía del mundo por regiones y la que registrará un crecimiento más rápido, duplicará su PIB hasta alcanzar los 67 trillones de dólares, superando así las previsiones de PIB conjunto para Europa y el continente americano, según datos del Boston Consulting Group.

Los millones de viajeros procedentes de estos mercados emergentes están dando paso a una época de movilidad global, con una industria turística mundial —y una consiguiente demanda de oportunidades y experiencias en viajes— que crecerá rápidamente durante la siguiente década.

El Consejo Mundial de Viajes y Turismo pronosticó un crecimiento del 3,2% en el turismo mundial para el 2013, un porcentaje que supera con creces el 2,4% de crecimiento previsto para el PIB mundial. Una diferencia que en el 2012 fue aún más pronunciada en las economías emergentes, con un crecimiento turístico anual del 7% en China y Sudáfrica y del 6% en Indonesia.'

La efervescente economía de los mercados emergentes será un antídoto necesario para las continuas turbulencias económicas que definirán la actitud de los viajeros en los mercados maduros —aquellas economías europeas que, junto con la estadounidense, han visto como en los últimos cinco años la deuda y la austeridad asociadas al crac financiero rebajaban sus previsiones de crecimiento.

En el informe Tendencias Globales del Turismo 2012/2013, elaborado por IPK International, se afirma lo siguiente: «Un número cada vez mayor de estos países no puede hacer frente a sus deudas; la crisis del endeudamiento aún no ha alcanzado sus cotas máximas y no pueden excluirse las consecuencias negativas que ello puede tener en el comportamiento de los viajeros —la llamada movilidad descendente— de Europa occidental, Estados Unidos y Japón».

El último factor que ayudará a definir la industria turística mundial de la década del 2020 es de carácter social. Una bomba de relojería demográfica acecha mientras la población mundial envejece a un ritmo sin precedentes.

En el último siglo se ha producido el descenso más rápido de las tasas de mortalidad de la historia, mientras que la esperanza de vida ha pasado de los 47 años registrados en 1950-1955 a los 69 del 2005-2010, según las Naciones Unidas.

En 1950 había el doble de niños menores de 15 años que adultos mayores de 60. En el 2050, el grupo de mayores de 60 años superará al de niños en un porcentaje de dos a uno.

Así pues, en el año 2024 los viajeros se moverán por un mundo en el que la demanda de nuevas experiencias por parte de los mercados emergentes se verá compensada por la cautela financiera de los mercados maduros, europeos y estadounidense, aún en proceso de recuperación.

Cada aspecto del viaje, desde el descubrimiento y la reserva hasta los desplazamientos intermedios y el vuelo, incorporará la última tecnología digital y los viajeros lo harán igual, de manera fluida y natural.




Noticias relacionadas

Metodología de investigación

Este informe de Skyscanner es el resultado del trabajo llevado a cabo por un equipo de 56 editores, investigadores y expertos en tendencias futuras en ciudades clave de todo el mundo con el objetivo de ofrecer, a 10 años vista, un panorama detallado de las tecnologías innovadoras y los nuevos destinos que definirán el sector turístico mundial de la década del 2020.

Los expertos

Hemos explorado las tecnologías futuras aplicadas al turismo y el comportamiento de los viajeros en el futuro con la ayuda de una serie de expertos de renombre mundial, entre los que se cuentan el analista de tendencias futuras Daniel Burrus, autor de Technotrends: How to Use Technology to Go Beyond Your Competition, y el Dr. Ian Yeoman, especialista en el futuro del sector turístico.

Asimismo, nos hemos basado en la información que nos han facilitado el analista en estrategias digitales Daljit Singh; el responsable de Envisioning (Visualización) de Microsoft para el Reino Unido, Dave Coplin; el director Creativo del Google Creative Lab, Steve Vranakis; Kevin Warwick, profesor de Cibernética en la Universidad de Reading; y Martin Raymond, cofundador de The Future Laboratory y autor de CreATE, The Tomorrow People y The Trend Forecaster’s Handbook.

También han colaborado los siguientes expertos de Skyscanner con sus opiniones y experiencia (allá donde ha sido posible, hemos citado directamente sus comentarios en el informe): Margaret Rice-Jones, presidenta; Gareth Williams, CEO y cofundador; Alistair Hann, director Técnico; Filip Filipov, responsable de B2B; Nik Gupta, director de Hoteles; y Dug Campbell, responsable de Marketing de Producto.

Además de los especialistas y fuentes anteriormente citados, para complementar la investigación hemos consultado la red en línea LS:N Global, de The Future Laboratory, y la serie de informes anuales Futures Report de The Future Laboratory sobre viajes, tecnología, alimentación y hostelería.




Noticias relacionadas

Material gráfico

El futuro de los viajes en el 2024 - Parte 1 PDF (2.5Mb)


El futuro de los viajes en el 2024 - Parte 2 PDF (2.5Mb)







El futuro de los viajes en el 2024 - Parte 3 PDF (2.5Mb)







Noticias relacionadas

Contacta con nosotros

Si deseas más información sobre este informe, ponte en contacto con:

Itziar Irazabal

itziar.irazabal@skyscanner.es

900 838 537

Si deseas más información sobre Skyscanner, visita la página : www.skyscanner.es

Únete a nosotros en:




Noticias relacionadas